Round sin opositor en el cuadriláteo Escrito por Jaime Jaramillo Panesso

Esas figuras sociológicas o tipologías de la ciencia política que usamos a diario, enterraron una consulta tramposa, el domingo 26 de agosto, horas ha. “El pueblo, la ciudadanía, la opinión pública, la sociedad civil, las masas, los habitantes mayoritarios, la gente, el vulgo, la militancia civil, etc.” dejó con los crespos hechos y los corpiños vacíos a los promotores de la consulta “popular”.

“Promotores sin motores y sin umbral”, dijo un mecánico del taller de autos de Barrio Triste.

Corrupción mental es inducir u obtener del Estado más de 300 mil millones para gastarlos, no en el efectivo resultado de un acto democrático y por tanto participativo, sino en el escondido propósito de posicionar la candidatura a la Alcaldía de Bogotá -o a la presidencial, según sus propias declaraciones- de la señora Claudia López.

La población apta para votar en Colombia son más de 36 millones de ciudadanos. En la contienda Duque-Petro votaron 19 millones. En la consulta de Claudia López, votaron, sin oposición, sin contrincantes, con todo gratis en radio, prensa y TV, 11 millones 600 mil votos. Una tercera parte de la base electoral. Y bailan y bailan en una sola pata.

Ahora bien, como la consulta no era contra el gobierno de Duque, se colige que el afectado es Santos y su corte, maestros en el arte de robar sin ser condenados. ¿Cuántos votos les puso Duque y mucha gente de buena fe? Sin embargo no alcanzaron el umbral. Esos 11 millones y pico de votantes son un case importante para hacer algo bueno por Colombia, sin gritar, sin insultar al opositor, sin alzarse la bata de percal.

El Presidente Iván Duque, estrenando la banda que lo consagra, dio su afirmativo apoyo, sin hacerle campaña, al engañoso crio lopista. El Presidente Duque no podía actuar de otro modo por una simple razón: para el resto de la fauna periodística mundial y los opinadores extranjeros, hubiera quedado como un partidario de la corrupción.

La algarabía ignorante internacional, incluyendo a la comunidad de naciones y a la vecina república de los mulos narcóticos, no conocen las interioridades de la política colombiana o la tergiversan en su propio beneficio. El Centro Democrático actuó en sentido opuesto al del Presidente Duque, con el entendimiento de que Duque es Presidente de la República y el Partido Centro Democrático una organización política con autonomía. No faltará que un gárrulo petrista afirme que Duque es derrotado por primera vez. Risas muchas porque Duque no es promotor ni milita en la zurda nacional.

¿Qué van a decir del pueblo colombiano los ojiperdidos del mundo exterior? Deberían decir lo mismo que predicaron cuando la mayoría de los colombianos dijo NO al referendo de Santos + FARC-EP en octubre del 2016: “los colombianos son unos seres inhumanos amigos de la guerra y enemigos de la paz”.

Nunca entendieron que la mayoría éramos partidarios y combatientes por la paz, pero enemigos de la forma y contenidos del modelo santista; hasta hoy que estamos igual de jodidos, en materia de violencia, como cuando Juan Manuel era ministro de Defensa.

Y peor si se trata de la coca. Pero como la consulta fue promocionada por la vaga izquierda con votos de la vaga derecha, hablarán de una victoria “ideológica y moral”.

Los corruptos están vivos, coleando y actuando con su piel de oveja irlandesa y sus escondidos colmillos de políticos andróginos. No existe Fiscalía General efectiva, radical y transparente, sino el Jefe de un aparato intimidador con sala de presentaciones mediáticas iluminadas por luces y bombillitos teleguiados.

Son más corruptos los que votan por los políticos podridos, que estos mismos.

Los ciudadanos que pagan coimas enormes, alimentan a los funcionarios de la rama judicial y las dependencias administrativas del gobierno, ¿qué son: corrompedores o víctimas de un sistema? Los pequeños comerciantes que pagan comisiones por artículos de venta inmediata con el gota a gota a cuestas, son víctimas de la corrupción privada.

Los bancos, cuyas tasas de interés altas para el común, aunque sean legales, son parte de un paisaje que muele a las clases medias, con sus privilegios financieros.

El engranaje de la criminalidad, funciona mejor que el de la represión y judialización. La velocidad en la actuación de ambas partes favorece al delincuente. Es una operación contrareloj.



Este es un medio digital Independiente de expresión libre e imparcial que publica los artículos con las miradas de los autores y el cual no compromete el pensamiento Editorial ni la opinión de Infolocal30.com

Impactos: 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares