Bolsas plásticas, ¿biodegradables? Escrito por Hernán González Rodríguez

En un informe para el senado de Australia se afirma “que los consumidores de bolsas plásticas tradicionales creen estar haciendo lo correcto cuando prefieren las bolsas biodedgradables o las convertibles en “compost”, o sea, convertibles en materia orgánica descompuesta y que se emplea posteriormente como abono. Ignoran que estos productos simplemente se desintegran en partículas más pequeñas conocidas como microplásticos, las cuales jamás se biodegradan y le producen daños increíbles al ambiente marino. Los microplásticos ingresan en la cadena alimenticia como alimento de pequeños animales y continúan su ascenso hasta llegar a nosotros”.

“Algo se considera biodegradable cuando seres vivos como los hongos o las bacterias los pueden destruir. Las bolsas biodegradables se fabrican con maíz, trigo y otros vegetales, en lugar de utilizar el petróleo. Cuando se emplean estos materiales vegetales se requieren ciertas condiciones para que se inicie la biodegradación.

La primera es que la temperatura debe alcanzar los 50° centígrados. La segunda es que las bolsas se deben exponer a la acción de los rayos ultravioleta. En un ambiente marino, ambas condiciones son inalcanzables. Ahora bien, si las bolsas biodegradables se depositan en un relleno sin oxígeno, se convierten en metano, un gas de efecto invernadero con una capacidad de calentamiento 21 veces superior al dióxido de carbono.

En vista de lo anterior, una docena de países ha prohibido o encarecido ya el uso de las bolsas plásticas, de las botellas para agua, los pitillos, los vasos y vasitos, los cubiertos plásticos… algunos gobiernos les están cobrado impuestos a quienes los siguen usando, entre ellos: Colombia, Chile, Estados Unidos, Australia, Reino Unido, China, Francia, Holanda. Corea del Sur acaba de ingresar en tal lista con prohibiciones, sanciones y subsidios ejemplares.

En Colombia deberíamos legislar para eliminar tales bolsas totalmente, con el fin de remplazarlas por bolsas de papel. Nada más desagradable que los plásticos en nuestras playas y ríos. La gran mayoría de las bolsas se usa solo durante tres o cuatro horas, mientras se merca y se regresa al hogar. Las amas de casa deberían llevar una bolsa grande de tela para mercar. Micropartículas se encuentran hoy en los peces de origen marino, en la sal de mar, en el agua que bebemos de las botellas plásticas…

Recordemos lo mencionado en artículos anteriores. En el océano Pacífico existe hoy una isla de plásticos flotantes del tamaño de Colombia. En el polo Norte, los peces ya tienen microplástico en su organismo.



LAS OPINIONES DE LOS  AUTORES DE LOS  ARTÍCULOS  NO  COMPROMETE  EL PENSAMIENTO  EDITORIAL  DE  INFOLOCAL.COM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares