El precursor de Santos Escrito por José Alvear Sanín

Foto: Associated Press

Por los años del gobierno de Belisario Betancur, Hernando Santos nos permitió a Juan Diego Jaramillo (q.e.p.d.) y a mí hacer oposición permanente a su proceso de paz. Una semana escribía Jaramillo, y la siguiente, yo, en la página editorial de El Tiempo contra ese infame proyecto. Con los años me doy cuenta de cuánta razón nos asistía. No me extraña, entonces, el favor permanente de BB al proceso de paz de Santos, que apoyó sin envidia.

Después de su muerte, ha sido reproducida oportunamente su lacrimógena y falaz solicitud de perdón sobre la toma del Palacio de Justicia.

Dolerse por no haber tomado mayores medidas de prevención de un hecho que él posiblemente no sabía que ocurriría, es la mayor tontería, pero a continuación, ladinamente, acoge todas las tergiversaciones sobre desaparecidos y atrocidades, censurando con dureza a los defensores y con benignidad a los guerrilleros. Esta “confesión” servirá a la propaganda mamerta, sin duda alguna, y a la “comisión de la verdad”.

Se olvida la vergonzosa complacencia de su gobierno con la subversión, y por esa razón, siempre habrá quienes nieguen su responsabilidad en lo del Palacio, pero fue él quien hizo posible ese atentado, porque había organizado la entrega del país, inventando los diálogos con las Farc, el Epl y el M-19, así como las palomas de la paz. La toma del Palacio repetiría lo de Managua, donde Somoza prefirió retirarse antes que asistir a la defenestración, uno a uno, cada hora, de los magistrados…

Nunca sabremos si BB iba a participar en esa aterradora conjura, porque afortunadamente fue neutralizado por el ministro de guerra, Miguel Vega Uribe. El expresidente ha negado ese hecho de manera nunca convincente, pero tengo información confiable que me permite contradecirlo. Si Vega Uribe no lo detiene, el país hubiera sido entregado. De eso no tengo duda.

Si sus diálogos no condujeron a la entrega, sí ocasionaron el fortalecimiento de la subversión. En vez de cumplir con su deber y combatir la amenaza enemiga, BB colaboró con ella, la estimuló y la apoyó.

Lo más trágico de su gobierno consiste en la hipocresía de pretender que él se acoge al juicio de la historia. Una cosa es la Historia y otra la tergiversación que escribirá la “comisión de la verdad”, que seguramente será favorable al expresidente.

Por su actitud torcida, concluyó que si no fuera por Ernesto Samper y Juan Manuel Santos, BB no tendría competidores para alcanzar el título de peor presidente de nuestra historia.

***

En un excelente artículo (Las Dos Orillas, diciembre 2/ 2018), Antonio de Roux compara a Petro con Robespierre y recuerda que su padre repetía aquello de que la gente alardea de lo que no tiene, lo que parece pedrada en el ojo de su pariente el jesuita, que hace gala de la fe y religión que no tiene.

***

Roy Barreras, fino y elegante vate valluno, irrumpe en la prosa poética con el atrayente título de El culo de Antanas, seguro best seller.

***

Entonces, según un muy leído columnista, un senador, si es de “derecha”, no tiene derecho a recibir un video auténtico, darlo a conocer, recibir información, analizar los hechos, hacer un debate…



Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento editorial de infolocal30.com 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares