¿Síntomas recesivos? Escrito por Hernán González Rodríguez

El diario The Wasington Post publicó el 20 de diciembre pasado un artículo titulado: After Shock, firmado por Catherine Rampell, en el cual sostiene con razones preocupantes que se avecina una recesión mundial y que Donald Trump se está encargando de tornarla todavía peor.

Los signos vitales no son nada buenos, afirma nuestra autora. El índice S&P 500 ha caído más de 10%, medido con relación a su pico de septiembre pasado. En las últimas semanas, los mercados están distraídos con Trump, quien un día plantea acuerdo comercial con China y el siguiente les eleva las tarifas.

Las volatilidades en el precio de las acciones en bolsa no implican necesariamente una recesión. Pero recordemos que el Nobel de Economía, Paul Samuelson, señalaba que dichas caídas predijeron cinco de las últimas nueve recesiones. A lo anterior le adiciona ella el pesimismo entre los consumidores, el fin de la luna de miel de las reducciones a los impuestos de Trump y, lo más alarmante, las predicciones de más de la mitad en una encuesta del Wall Street Journal, entre analistas económicos independientes, quienes predijeron una recesión fuerte para 2020.

Las barreras comerciales establecidas por Trump, elevaron los costos de la manufactura al encarecer las fuentes de suministro globales. Ha amenazado él con entrar su duda pública en “default”, con imprimir moneda en forma desmesurada y con deportar 11 millones de migrantes indocumentados. Tales políticas prenderían la chispa de una recesión inmediata en los Estados Unidos, así como una crisis financiera global.

Las recesiones se combaten aumentando los déficits del sector público para apuntalar al sector privado, de acuerdo con la receta Keynesiana tradicional. Pero Trump está dificultando aplicarla, afirma nuestra autora Rampell. Esto se inició cuando él aumento el déficit en dos billones de dólares para posibilitar sus recortes en los impuestos. Ahora, con estos huecos en el presupuesto, se tornará más difícil acudir a los estímulos fiscales cuando las circunstancias lo demanden.

Trump también está imponiendo figuras que le pueden causar grandes daños a la economía. El “hombre de los aranceles” como él mismo se reconoce ser, cree que los impuestos sobre las importaciones van a enriquecer a su país escudando sus industrias frente a las competencias de otros países. ¡Inimaginable! verlo combatir una recesión elevando aranceles y estableciendo barreras a las importaciones.

Catherine Rampell afirma en uno de los párrafos finales que Trump está obsesionado con los déficits ocasionados por el libre comercio en el que cualquiera “saca ventajas” y en el que los países pagan sus deudas imprimiendo dinero.

Que, para ella, los desbalances comerciales se deben a factores macroeconómicos como los ahorros y las inversiones de los países.

Quien esto comenta está más de acuerdo en este punto específico con Trump, tampoco veo viable un comercio en el que cualquiera “saque ventajas” por medio de competencias desleales.



Las opiniones de  los  autores  de  los artículos  no  compromete  el  pensamiento  editorial  de  INFOLOCAL30.COM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares